¿Qué es la araña de Google y cómo funciona?

Uno de los términos básicos en SEO y del cual seguramente has escuchado hablar, es la araña de Google. Pero ¿qué es esto en realidad y cómo funciona? A continuación explicamos con más detalle de qué manera trabaja el robot de Google y su indexación de páginas.

 

¿QUÉ ES LA ARAÑA DE GOOGLE Y CÓMO TRABAJA PARA TU SITIO WEB?

La araña de Google es un algoritmo diseñado por el buscador para rastrear e indexar sitios y páginas web, a manera de crear un índice del contenido en internet. Una vez que la araña o robot de Google visita su página web, los resultados son puestos en el índice de Google – o una búsqueda web, como lo conocemos popularmente. Mientras más rápido y mejor sea el proceso de rastreo dentro de la página, más alta en los buscadores podrá ser encontrada.

Rastrear significa seguir un camino y en el mundo del SEO ello quiere decir seguir los links que aparecen en su sitio web. Por ello los mapas del sitio son necesarios, dado que estos contienen todos los enlaces del mismo, siendo utilizados por el robot de Google para explorar en detalle y sin perderse.

Cada día miles de sitios web son creados y publicados, mientras que son muchos más los ya existentes pero constantemente rediseñados y actualizados. De esta forma, la araña de Google “camina” a través de cada sitio analizando páginas, códigos y enlaces que encuentra, midiendo así la importancia y relevancia de estos para con ciertas palabras clave.

Esto quiere decir que cada vez que el robot de Google pasa por su sitio web lo hace en búsqueda de las palabras clave relacionadas al mismo. Mientras más seguido estos términos relevantes aparecen, más alto será el posicionamiento en resultados que su sitio web obtiene.

 

¿CÓMO FUNCIONA LA INDEXACIÓN DE GOOGLE?

Como explicamos anteriormente, la indexación es el proceso en el que los sitios web son agregados a la lista de resultados de búsqueda de Google.

Dependiendo del meta tag utilizado, sea “index” o “no-index”, Google rastreará e indexará sus páginas web. Si en alguna página está insertado el tag “no-index”, por ejemplo, la misma no será clasificada.

Es así como los expertos SEO recomiendan solo permitir que ciertas partes importantes de su sitio web sean las rastreadas, aumentando así sus posibilidades de mejorar en el posicionamiento. Páginas de etiquetas, categorías u otras con menor importancia no precisan ser indexadas y de hecho, será mejor para el posicionamiento final si efectivamente, no lo son.

A su vez, factores como el nombre de dominio, enlaces internos y externos o la existencia de contenido duplicado afectará la manera en la que el robot de Google rastrea y clasifica su sitio web. Dominios que incluyen en su nombre la palabra clave principal, por ejemplo, obtienen mucha más importancia y por tanto, mejores rankings . Además, mientras más enlaces externos este tenga, más confiable aparece ante los criterios de los buscadores web.

Utilizando la herramienta Google Webmaster Tool es posible chequear de qué manera Google está visualizando su sitio e identificar qué puede ser mejorado para aumentar el rendimiento y posicionamiento. Mientras más contenido agregue más actividad es detectada por la araña de Google, por tanto, esta revisará su sitio mucho más frecuentemente, aumentando así las posibilidades de ubicarse cada vez más arriba en las listas de resultados.

 

Share on LinkedInEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this page